Gálatas 5.19-22

“19 Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, 20 idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, 21 envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.”

Deseos de la Carne

En Gálatas encontramos una clara y directa advertencia, el versículo 21 nos afirma que los que practican los deseos de la carne tal como las borracheras, no heredaran el reino de Dios. El practicar las borracheras significa un continuo uso del alcohol, si una persona se emborracha por lo menos una vez a la semana o una vez al mes, ya está practicando los deseos de la carne.

Es interesante ver como Dios relaciona el borrachearse con “Adulterio, fornicación, envidias, homicidios, hechicerías y tales cosas.” Esta comparación entre estos otros pecados nos muestran que el emborracharse es un gran PECADO que nos separara de Dios por toda una eternidad si continuamos en el camino del vicio.

Si tienes un problema con el alcohol, entrégaselo a Dios, en Proverbios 23:36 Dios te dice: “Dame hijo mío tu corazón, y miren tus ojos por mis caminos.”

El practicar las borracheras significa un continuo uso del alcohol, si una persona se emborracha por lo menos una vez a la semana o una vez al mes, ya está practicando los deseos de la carne.