¿Te sientes atrapado por el alcohol?

Yo experimenté este atrapamiento, soledad y esclavitud por causa del alcohol. Mi angustia crecía cada día más y más, al igual que mi adicción, no podía comprender lo que estaba pasando.

Existe un gran problema en la vida del hombre, un problema que destruye familias, hogares, un problema que fabrica adulterio, pensamientos oscuros y criminales. Existe un problema que te separará de la presencia de Dios por toda una eternidad, este problema es el alcohol.

Yo experimenté este atrapamiento, soledad y esclavitud por causa del alcohol. Mi angustia crecía cada día más y más, al igual que mi adición, no podía comprender lo que estaba pasando.

Ahora me doy cuenta que estaba viviendo una vida de pecado, que estaba viviendo una vida conforme a los deseos de mi carne, o sea que yo le di a mi cuerpo todo lo quería sin importar las consecuencias. Ahora me doy cuenta que la botella me separó de mi familia y de la presencia de Dios.

DISOLUCIÓN

En Efesios 5:18, el Apóstol Pablo hace una comparación entre el efecto del alcohol y el efecto del Espíritu Santo. Una persona que se embriaga con alcohol (cerveza, vino, tequila) será controlada en todas las áreas de su vida. La persona pierde control de sí misma y es el alcohol quién controla sus acciones. El producto de ser controlado por el alcohol es el descontrol y la contienda (disolución).

El alcohol trae una gran disolución a tu vida. En Efesios 5:18 Dios nos dice: “No os embriaguéis con vino en lo cual hay desilución.”

En este pasaje podemos ver una grande advertencia, Efesios 5:18 nos indica que NO debemos embriagarnos (emborracharnos) porque en el alcohol (cerveza, tequila, vino) encontraremos disolución. ¿Qué significa disolución? Miremos este significado brevemente:

Nuestro precioso Señor Jesucristo ya pagó el precio para liberarte de tu esclavitud. Él ya pagó tu fianza de encarcelamiento, ahora tú ya puedes ser libre de esta esclavitud al alcohol. Jesucristo murió por tus pecados en la cruz del calvario para que tú no tengas que estar separado de Él por toda una eternidad. La Biblia dice en Romanos que la paga del pecado es muerte mas la dadiva de Dios es vida eterna.

Si tú mueres en la embriaguez, tú puedes ser separado de Dios por toda una eternidad.

Galatas 5:21 dice:

“Los que practican los deseos de la carne tal como las borracheras, no heredaran el Reino de Dios.”

Si te sientes atado al alcohol, entrégale la botella a Dios, y serás testigo del poder y amor de Dios.