No Heredaran El Reino de Dios

El continuo uso de alcohol te separa de Dios

El emborracharse es un gran pecado que nos separará de Dios por toda la eternidad si continuamos en el camino del vicio…

…es una clara y directa advertencia: los que practican los deseos de la carne tal como las borracheras, no heredaran el reino de Dios. El practicar las borracheras significa un continuo uso del alcohol, si una persona se emborracha por lo menos una vez a la semana o una vez al mes, ya está practicando los deseos de la carne.

Es interesante ver que para Dios el pecado de emborracharse es igual que el adulterio, la fornicación, las envidias, los homicidios y las hechicerías. Esta comparación nos demuestra que el emborracharse es un gran pecado que nos separará de Dios por toda la eternidad si continuamos en el camino del vicio.

Si tienes un problema con el alcohol, PARA, arrepiéntete y pide perdón a Dios por ese pecado. Dios te dice: “Dame hijo mío tu corazón, y miren tus ojos por mis caminos” (Proverbios 23:36).

Anímate, sé valiente y entrégale esa botella que está llena de pecado, tristeza y soledad a Dios. Date una nueva oportunidad de vivir la vida como Dios manda. Dios te dará las fuerzas que tú necesitas, solo tienes que rendirte completamente a él y aceptarlo como tu único Salvador para que si mueres el día de hoy puedas estar con Dios por toda la eternidad. Yo lo hice y él me rescató de los vicios que me ataban y espero algún día verlo cara a cara en el paraíso y mientras eso sucede vivo tratando de ser feliz, con su ayuda, un día a la vez.

Gálatas 5:19-21

“Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.”