¿Puedo tomar alcohol durante el embarazo?

Al exponerte al alcohol, tu bebé no es capaz de obtener suficiente oxígeno y alimento para su desarrollo, y afecta su proceso de formación.

La respuesta es sencilla: ¡NO! Y en cuanto a la cantidad, debido a que es difícil establecer cuánto alcohol puede procesar un feto sin consecuencia alguna, la recomendación es que te abstengas por completo de tomar licor.

Si te tomas una cerveza o copa de vino durante el embarazo, tu bebé lo toma también porque el alcohol pasa libremente a la placenta a través de tu flujo sanguíneo. Pero a diferencia de tu organismo, el del bebé no está preparado para procesar el licor.

Al exponerse al alcohol, tu bebé no es capaz de obtener suficiente oxígeno y alimento para su desarrollo, y afecta su proceso de formación. Como resultado, puede padecer trastornos del espectro alcohólico fetal (TEAF), incluyendo el síndrome de alcoholismo fetal (SAF).

Trastornos del espectro alcohólico fetal y síndrome de alcoholismo fetal

Cuando el bebé es expuesto a “mucho” licor durante el embarazo, puede sufrir defectos físicos y mentales, en esto los expertos están de acuerdo. Las diferencias se dan en cuanto a la definición “mucho,” es decir, de la cantidad segura para tu bebé. Para la Dirección General de Salud Pública de Estados Unidos (Surgeon General), los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) y el Congreso Americano de Ginecólogos y Obstetras, la única cantidad aceptable es nada de licor durante el embarazo.

La única cantidad aceptable es nada de licor, tabaco o drugas durante el embarazo.